Las Durmientes, de Camila Valenzuela, es una obra de arte. Cualquiera que me conozca sabrá que no halago por halagar, de hecho, había criticado la primera obra de esta autora de manera bastante negativa, porque a pesar de escribir muy bien, la historia era clásica y aburrida.

En Las Durmientes (editada y publicada en un gran trabajo por Pez Espiral), Camila demuestra su crecimiento como escritora, y el talento de una prosa que parece haber encontrado su voz ya en novelas anteriores, como Nieve Negra.

Read More