“El mar está lleno de peligros. Algunos son conocidos para el hombre… y otros no”.

 Han pasado trescientos años desde la última vez que Jurate, la sirena maldita, surcó las aguas del mar Báltico. Ya es hora de que regrese a la superficie en busca de un nuevo amor…

Esta es la sinopsis del tercer libro que preparé para este #LeoAutorasOct, un libro intrigante con una de las portadas más bonitas que he visto en tiempo. Llevaba un buen tiempo detrás de este libro, y no había tenido la oportunidad de leerlo hasta hace un par de semanas. Tanto el título como los detalles de la portada (insisto en que me cautivó demasiado), llena de símbolos y motivos marinos me generaron gran curiosidad.

A la autora no la conocía, pero había investigado un poco y descubrí que era Colombiana y que ya lleva varios títulos publicados con temáticas paranormales (Vampyr, Vajda, príncipe inmortal y Pie de Bruja).  Por lo tanto, era muy importante para mí, dentro del buscar conocer y difundir autoras femeninas en mi participación dentro de La Ventana del Sur, leer este título y conocer a esta autora.

Bueno, vamos al libro.

La historia nos transporta al pasado, siglo XIX aparentemente, en Europa. Una familia francesa debe enviar a su joven hija, Casandra, a surcar los mares en busca de su abuela, quien ha enviudado por segunda vez y está siendo presa de angustias que han ido mermando su bienestar. Desde ya la prosa cuidada y llena de detalles de la autora es un elemento que acompañará la obra hasta el final. Debo decir que justo en relación a este punto me pareció un cruce interesante entre una narrativa que nos podría llevar a sentir que estamos leyendo una obra de la época a la cual busca representar, pero con la frescura de una obra actual.

Casandra es una joven hermosa, inocente y hasta soñadora, quien deberá enfrentar su incipiente temor al mar para emprender un gran viaje por el mar Báltico hasta llegar a Finlandia. Es durante este trayecto donde sabremos que asistir a la ayuda de su abuela no es la única motivación de la joven, pues hay en su corazón la esperanza de conocer al joven sobrino del difunto esposo de su abuela. Con el interés de aprender del lenguaje del otro ambos jóvenes llevan algunos años comunicándose por cartas y volviéndose amigos. La triste circunstancia en que Casandra ha emprendido su viaje no deja de ser una oportunidad que anima a la muchacha. Sin embargo, durante su trayecto extraños y siniestros sucesos comenzarán a acompañarla. Es el rastro de Jurate, la sirena maldita, que acecha atentamente desde las aguas.

A medida que avance la historia iremos sumiéndonos en una atmósfera tensa y llena de suspenso, más aún cuando Casandra logre llegar junto a su abuela y tras contarle sus malas experiencias en el barco, ésta le revele los perturbadores sueños que la han estado aquejando, en los que la sirena maldita aparece una y otra vez. Preocupadas por esta fuente de peligro incierto, abuela y nieta irán poco a poco desentrañando los misterios detrás de todos estos signos y apariciones. O al menos así parece.

La verdad tiene varios matices, y las personas también ¿Será esta sirena un monstruo sin sentimientos que solo encuentra satisfacción en la venganza y la destrucción? ¿Podemos solo dejarnos guiar por su terrible aspecto y condenar así su juicio y sus actos?

 Algo que me parece sumamente interesante es lo siniestro del aspecto de Jurate, del que no quiero hablar mucho por no dar spoilers, pero que la verdad tras sus colas de sirena es algo que despierta mi macabro gusto por el terror. Su corte de sirenas, y la condena de ver nacer sus hijos muertos es algo que nos conecta con un ser solitario en extremo, que ha sufrido por siglos y siglos. Su pasado, sus decisiones, y la reflexión que hace al final sobre su propósito eterno, sinceramente, me hicieron disfrutar mucho al personaje :3

¡Ah! ¡Y claro que aparece el sobrino! Su nombre es Reijo y vendrá a calmar por un lado la preocupación de Casandra y su abuela, Marion, pero por otro lado, desempeñará un rol muy importante en la maldición que aqueja al puerto, y será objeto de nuevas preocupaciones de Casandra. Incluso la chica deberá tomar una arriesgada decisión que pondrá en juego su vida con el fin de ayudar a su amado Reijo.

Pero eso no es todo, porque aparecerá otro personaje, a quien el juicio público ha tildado de loco y como lo peor de la sociedad, quien poseerá una versión de la historia sobre la cual se originó la maldición que nos conectará incluso con los poderes de Poseidón.

Por lo que tenemos aquí una historia compleja con varios implicados personajes del mundo real y de la fantasía. Una historia que más que terror busca dejar una reflexión a las jóvenes hermosas e inocentes sobre los peligrosos monstruos que siempre estarán dispuestos a acecharlas. Una reflexión sobre el lugar en que ponemos las palabras y las apariencias por sobre los actos y verdaderas intenciones.

Me gustó mucho que las señales con las que empiezan a acercarse los personajes al misterio están en los sueños. También me gustó que hubiera historias locales escritas en libros antiguos, y que la familia de cierto personaje sintiera la responsabilidad de heredar el conocimiento del mito, aunque al final solo haya quedado relegado a uno de sus descendientes.

Sobre la narrativa, hay gran cantidad de diálogos, en los que tal vez me hubiese gustado encontrar algunas características distintivas de sus personajes. Me refiero al cruce cultural entre Casandra y su abuela, ambas francesas, Reijo y los habitantes del puerto, y la sirena que pertenecía a una edad remota en el tiempo. Tal vez algún detalle en sus formas de expresarse habría sido interesante de encontrar. No por eso la historia y los personajes no son claros, al contrario, están muy bien descritos y se expresan con mucha prolijidad. También sentí que, de vez en cuando, no necesitaba tantas explicaciones de los acontecimientos, y en algún momento aquel aspecto rompió el nivel de tensión tan bien logrado durante las primeras páginas.

Para ser la primera obra que leo de Carolina Andújar, quedé intrigada por saber más  de sus otros libros que rondan también temáticas de suspenso paranormal. No son temas muy frecuentes, al menos entre las autoras chilenas (tenemos a Belén Cereceda con su libro Condenados y a Claudia Andrade con Maleficio), así que, que otra escritora latina los trabaje me causa mucha curiosidad.

Este es un libro que recomendaría muy bien leer a un público juvenil interesado en misterios e intrigas, amor y traición, maldiciones y venganzas.

Les dejo una fotografía de la primera página para que se animen a buscarlo ;3

IMG_20181024_115509

Por Ann J’ee