Hayashi es un relajado y distraído aprendiz de mago que está por vivir la aventura más épica de su vida. Junto a otros siente genuinos jóvenes de distintos reinos de Terra, tendrán la misión de encontrar a los elementales, convocados por el Gremio Supremo. ¿Podrán nuestros héroes sobreponerse a un mundo lleno de poderes mágicos y parajes fantásticos?

Seguimos con este #LeoAutorasOct, esta vez con una novela para público juvenil, que es el primer tomo de una saga que ya va por su cuarta entrega y aún queda más!

Su autora es Midori Gale (pseudónimo de Valeria Araya), y esta saga la comenzó a escribir cuando cursaba la enseñanza media. El primer tomo original de la obra fue autopublicado por la propia Midori, tras una larga y tediosa travesía de negociaciones y rechazos, hasta que finalmente una imprenta accedió a publicarlo, pero en un formato que no benefició en nada a la obra. El tiempo pasó, y Midori recorrió diferentes ferias temáticas y eventos difundiendo su obra, todo por su propia cuenta, hasta que un día encontró a un editor, con quien su obra daría un giro y toda la saga de Archimago pasaría a ser una realidad.

El camino ha sido largo, y lleno de altibajos y enseñanzas. “En búsqueda de los Elementales”, corresponde a la primera de las tres partes en que se dividió el manuscrito original que Midori autopublicó. Es un libro en toda su apariencia, con un formato amigable para la lectura. La portada de este tomo, y todas las de la saga han sido ilustradas por la propia Midori, quien también ha desarrollado otras ilustraciones de la obra, imprimiendo su estilo y el mundo al que nos vamos a sumergir.

Archimago es una historia de fantasía que transcurre en un mundo alternativo al nuestro. Hay una gran sensación de cotidianidad contemporánea, aunque los eventos ocurran en aldeas, y el desarrollo tecnológico (presente, pero no visible) no nos quede del todo claro en esta entrega. La magia en este mundo es algo común, aunque no todos los habitantes puedan hacer uso de ella. Los afortunados, pasan por un proceso de aprendizaje dependiendo del lugar donde les tocó nacer: los distintos territorios poseen diferentes tipos de magia a la que sus habitantes pueden acceder. Si naciste al norte, al este, al oeste, o al sur, te va a tocar un determinado tipo de magia (natural, ascendente, oscura, etc). O eso, antes de que los Elementales desaparecieran.

La historia nos cuenta que el mundo estaba custodiado por los Elementales y eran ellos quienes mantenían el equilibrio entre una magia y otra. Pero un día, sin que nadie supiera por qué, desaparecieron, y a pesar de todos los esfuerzos, nadie los ha logrado encontrar. Hayashi, el protagonista, ha sido convocado por el Gremio Supremo de Magia para formar parte de un nuevo grupo de búsqueda que deberá seguir ciertas pistas y recabar la mayor información posible. Este grupo estará conformado por 6 aprendices y dos jóvenes guerreros que los protegerán.

Como vemos, será una historia de aventuras, secretos, conflictos de carácter y convivencia, donde se pondrá a prueba la madurez que estos jóvenes aprendices necesitarán para llevar a cabo su misión, todos juntos, y sin que ninguno se mande a cambiar.

Como novela juvenil, ha logrado impactar positivamente entre preadolescentes, sobretodo aquellos que nunca antes habían tomado un libro por gusto propio. Y es un detalle significativo al considerar que la saga va en su cuarta entrega, algo poco común y muy destacable para los autores noveles como Midori Gale.

A nivel ya de escritura, desentrañando los elementos de este libro, partamos por considerar que esta es una obra inicial de una escritora que recién se involucraba en el mundo editorial. Yo de ella había leído primero Pacto Clandestino (otra saga que comenzó a publicar en paralelo hace poco), y debo decir que la diferencia entre ambos es evidente, lo cual nos habla de una escritora que ha seguido trabajando su estilo y aprendiendo de su trabajo.

Pero volvamos a Archimago. En este primer tomo encontramos todo un mundo, razas, tipos de personajes, conflictos globales, y conflictos más específicos de ciertos personajes o territorios, que nos dan cuenta de una gran imaginación y de una historia más bien compleja, o donde el trasfondo de algunos personajes es mayor a lo que realmente llegamos a ver. Sin embargo, a pesar de todo el despliegue de criaturas, es un poco vago lo que sabemos de los personajes, y a medida que la historia avanza, más que respuestas, son los misterios los que se van sumando y sumando. Suceden muchas situaciones que van ampliando subtramas y enlentecen la trama principal. Incluso vemos el despliegue de capacidades mentales y mágicas, pero en situaciones anexas a la línea que sigue la historia; también veremos aparecer más personajes que irán a aportar sus propios misterios y conflictos. Hacia el final del libro, la historia aún ha quedado demasiado abierta para saber si sentimos confusión o curiosidad.

Creo que estas dificultades pueden estar relacionadas con la división que tuvo este manuscrito, para sacar de él tres libros. Sin embargo, si bien fue un acierto por parte de la editorial haber dividido la historia para que tuviera una mejor llegada al público, no hubo prolijidad al momento de guiar la trama y los acontecimientos que nos van llevando hasta el final desde un punto de vista literario. La intención de la autora de irnos mostrando las cualidades y algunos conflictos íntimos de cada personaje, es clara, pero va generando un ambiente ambiguo en relación a la gravedad de la misión que tienen entre manos.

Por otro lado, considero toda una hazaña desarrollar escenas con ocho personajes diferentes, creo que sus personalidades son muy claras y reconocibles. Algunas veces, faltó más claridad en los diálogos, quedando algunas frases donde no pude identificar su dueño. Pero fuera de eso, los personajes tienen sus propias energías y creo que es el principal punto de enganche con los lectores que son fieles seguidores de la saga.

Otra cosa es Karen. Si bien en mi adolescencia recuerdo haber conocido a una chica psicópata y violenta, y por lo tanto no puedo decir que alguien como Karen es demasiado agresiva para existir, realmente me perturba. No sé si es parte de algo más grande, algún propósito que se desarrollará en los demás libros el que sea así, pero sin lugar a dudas me perturba el hecho de que actúe de forma tan agresiva para imponer su posición sobre otro personajes, y que los demás chicos entre que le teman, y entre que no puedan hacerle entrar en razón. Es como una bomba de tiempo que te acompaña, no puedes evitar que te acompañe, y no puedes saber en qué momento ni por qué va a explotar. Algo que debería ser muy estresante para el grupo, incluso más que la compañía de Ban, pero que se normaliza. Onda, “si, ella es la loca que se vuelve violenta, pero tranqui, después de que se desquite contigo se le pasará” D:

O tal vez soy muy vieja y por eso me perturba que un grupo de adolescentes deba pasar por tanto estrés.

En fin. Archimago es una saga que trata sobre magia y fantasía, aventuras y muchos personajes. Ideal para un público joven que se esté adentrando en literatura de este género. Y más aún si son gamers de juegos rol en estas temáticas, ya que el desarrollo es muy similar a ir siguiendo quest y recibiendo pistas de diferentes personas.

Les dejo la primera página para que se animen a conocer esta obra y de la agradable prosa de Midori Gale.