Uno de los temas que más interés notamos en la encuesta enviada a las asistentes de nuestro primer encuentro, tenía que ver con el Contrato de Edición y sus alcances.

Si bien, cada editorial tiene sus disposiciones sobre este asunto, es importante conocer cuál es la normativa legal, a fin de evitar que nuestro desconocimiento nos haga caer en alguna injusticia.

Al firmar un contrato con una editorial, esta puede definir una serie de elementos claves en los que debemos poner mucho ojo. Uno de ellos es si el contrato será en exclusividad con ellos, o no. ¿Qué significa esto? Que una editorial puede atarnos únicamente a ellos durante la cantidad de tiempo que dure el contrato. Esto no siempre es así, existen editoriales que no consideran un contrato en exclusividad. ¿Por qué? Pueden ser muchos los factores. Lo importante es considerar cuál es nuestro beneficio en cada caso: ¿tiene la editorial el renombre, la excelencia o el alcance para otogarles exclusividad? Si no es así, quizás sea bueno replantearse este punto.

¿Por qué es importante la exclusividad? Porque puede ser que nuestra primera editorial no tenga la capacidad de traspasar fronteras hacia otros países, pero nuestra obra sí y haya interés en la editorial de otro país de publicarla. ¡Y así expandir nuestro imperio… ejem, llegar a más lectores.

Otro elemento importante es la forma en que seremos remunerados como autores. La remuneración, en efecto, puede ser un anticipo de parte de la editorial, pero no siempre es así. Cuando la remuneración solo considera las ventas de la obra, la disposición es que la parte que se le otorga al autor no sea menor al 10% del precio de venta de cada ejemplar. Y este porcentaje puede ser bastante relativo de una editorial a otra, sobre todo en el sector indie, donde es un elmento importante para negociar la continuidad y apoyo de un autor (por lo que puede ser más alto que en el de una editorial más grande).

La cantidad de obras impresas también se deben estipular en el contrato y el editor no puede imprimir más de estas sin dar aviso al autor, o estaría usufructuando de este. Así también, el autor puede exigir la impresión de un segundo tiraje si las ventas del/los primero/s se ha/n agotado (con plazo de ejecución de un año).

Los ejemplares no vendidos también tienen un apartado especial en la Ley. Así como las disposiciones al efectuarse incumplimientos de parte del editor. Por lo tanto, es súmamente importante conocer todas las aristas y los derechos y deberes que tenemos a la hora de realizar uno de estos contratos, y también a la hora de exigir lo que nos corresponde.

Si estás interesada en publicar, aquí te dejamos el extracto destacado del Capítulo de Contrato de Edición, de la Ley de Propiedad Intelectual.

Propiedad Intelectual – Contrato de edición PDF

Y el link de la Ley completa.
Ley N°17.336 – Propiedad Intelectual

Es importante estar informados en todos los casos, saber juzgar por nuestra cuenta si un editor nos está ofreciendo un trato dudoso o que requiere una segunda revisión.

Esperamos que les sea de utilidad.
Cariños.