Quizás en nuestra literatura local el hablar de Cyberpunk resulta un poco desconocido o casi inexistente (al menos a nivel general). Trabajar en este género a veces suele resultar un poco difícil, por el contexto en el que la obra debe estar situada, los detalles a explicar y de alguna u otra forma crear un mundo siniestro que esté completamente ligado a la tecnología.

Pero bueno, para hablar de este género primero debemos contar que el Cyberpunk pertenece a la rama de la Ciencia Ficción, es uno de los tantos subgéneros de este género maravilloso. La pregunta que muchos se hacen es ¿de qué tanto sirve hablar de tecnología y avances tecnológicos?, pues bastante.

Muchos de los grandes textos de ciencia ficción antiguos han servido para poder avanzar o crear lo que hoy en día nos mueve a nivel tecnológico. Un ejemplo es uno de los libros de Edward Bellamy  “Mirando atrás” (publicado en 1888) en donde los ciudadanos del año 2000 portan una tarjeta que les permite gastar dinero sin necesidad de tenerlo a mano (¿tarjeta de crédito?).

 

Cómo olvidar a esta fanática de las RRSS y los likes.

Incluso en series podemos ver parte de Cyberpunk como es el caso de Black Mirror, en donde varios de sus capítulos cuentan historias oscuras en donde la tecnología se ha vuelto aprte de nosotros de manera invasiva y sumiendonos en una oscuridad en donde las máquinas son más importantes que la vida misma de nosotros. Sin duda esta serie ha causado revuelo porque te hace meditar que este “futuro oscuro” que se nos plantea en cada capítulo, tan sólo está a unos pasos de ser una realidad.

Y como no podemos dejar atrás a la animación japonesa (que ha sido fuente de inspiración de much@s escritor@s locales), podemos citar a obras como Akira” “Ghost in the shell” (por citar algunas), las cuales nos muestran de manera bastante gráfica estas realidades distorsionadas y con personajes que tienden rebelarse contra el sistema impuesto (de ahí también el significado del “punk” en la palabra).

Pero definamos el Cyberpunk…

Lo definimos como una rama de la ciencia ficción en donde los mundos creados son de carácter distópico, en donde además de mezclar la tecnología hace énfasis en la oscuridad de la sociedad o lo retorcido de esta. La ciencia pasa a ser uno de los pilares fundamentales de este género, en donde en base a ella se generan cambios que provocan fuerte impacto en la sociedad en la que se está desarrollando.

La lucha en este género se centra en personajes como Hackers, IA, personajes intervenidos tecnológicamente y muchos más. Estos personajes que pueden luchar en contra de megacorporaciones, alguna secta religiosa, etc. o simplemente llegar a quebrar este molde en el que se está inserto.

La explotación de elementos como implantes mecánicos, bio-tecnológicos, armas que salen por debajo de nuestra piel, corazas indestructibles hechas con nuestros músculos y muchas cosas más son parte de este género y que sin duda resulta cautivante leerlas.

“Leeloo multipass”

Otro punto importante es que los personajes por lo general carecen de esta faceta de “héroe” que siempre se intenta crear en las novelas, son realmente unos anti-héroes  con poca ética o que no tienen límites, la ley deja de ser algo a lo que obedecer, aquí recuerdo a Korben Dallas de “El quinto Elemento”, un taxista, ex marine que vive en un espacio de 1×1 al que poco y nada le interesa la gente y lo que le ocurre.

Es importante destacar que por lo general el Cyberpunk no viaja más allá de la galaxia, por lo general se desarrolla en nuestra tierra, en el futuro, post apocalíptico nuclear o lo que se le venga a la cabeza al escritor.

En resumen, el cyberpunk es un género que nos permite poder crear un mundo futurista con más tecnología que está constante desarrollo, que trasgrede la moral humana y que nos lleva a ahondar un poco más en lo oscuro que puede ser el ser humano cuando tiene libre albedrío al utilizar la tecnología a su antojo.

Y bien escritor@s, ¿no sería bueno incursionar en este género?, ¿no sería bueno incursionar en una realidad distorsionada en donde puedes jugar con aquello que moralmente, es tecnológicamente incorrecto?

Elenor