Datos de la obra:

Título: El Intruso. Los sueños enigmáticos de Lumière
Autora: Valentina Carvajal Leiva
Ilustración de portada: Hiroki-Art (Lumière)
Año de publicación: 2016, Editorial Puerto de Escape
Género: Fantasía Onírica

Sinopsis:

Lumière es una chica de diecisiete años que después de haber sufrido un accidente ha sido confinada en su propio cuarto. No puede salir. No puede comunicarse con nadie. Su voluntad ha sido anulada a tal punto de que ya ni siquiera quiere intentarlo.

El terapeuta Serge Villain es contratado para atender su caso ya que tiene la extrañísima habilidad de entrar en los sueños de las personas. Su objetivo es explorar la mente de Lumière y ayudarla a mejorar su estado psicológico, el cual no parece nada estable.

¿Cuál será el resultado de este peligroso tratamiento? ¿Qué esconden los sueños de Lumière y cuál es el verdadero motivo de su encierro? Anímate a descubrirlo en esta enigmática novela de fantasía onírica.

Opinión:

No suelo hacer esto, pero me gustaría partir esta reseña abordando el tema de la portada del libro. Me parece importante, sobre todo porque siento que la forma en que se trabajó el concepto y el color, no fue la más óptima y tras leer toda la obra puedo decir que incluso perjudica la apreciación que uno pueda tener de la novela.

Cuando la vi, hace bastante tiempo atrás, no entendía por qué tenía un color tan saturado y apocalíptico, además de que la composición del fondo y la figura tampoco calzaban tan bien. Leyendo el título, me hacía mucho ruido, porque la idea de “sueños enigmáticos” y la imagen en cuestión no terminaban de encajar en mi mente. Y además pensaba que los personajes serían en su mayoría adolescentes y la temática, mucho más ligera (y no, no es así, es compleja y oscura, muy oscura).

Leyendo uno comprende la conexión y el por qué de estas elecciones, pero insisto en que no me parece ni bien lograda, ni atractiva. Sería bueno que en una reedición o reimpresión se pueda trabajar este punto y lograr una imagen que realmente genere el interés que esta novela merece.

Ahora sí, vamos a lo importante.

El Intruso es una novela que mezcla la fantasía con el mundo de los sueños y el misterio. Situada en París, en un tiempo desconocido, pero que podemos considerar como contemporáneo, somos testigos de una nueva terapia que se ha desarrollado en el ámbito de la psicología: La terapia de los sueños. En ella, los terapeutas son capaces de trasladar su mente a la de otro soñante, entrar en ese mundo que tiene sus propias reglas y metáforas y que constituye en sí mismo un enigma sobre la psique del soñante. Allí se encuentra el origen de sus traumas y conflictos, sus deseos, etc., pero también las barreras que su mente crea para protegerse.

Serge Villain es un joven terapeuta de los sueños, pero su capacidad  para trasladarse a otras mentes es su propia maldición. Serge no puede controlar esta intromisión cuando duerme, lo que lo lleva a vivir una vida en vigilia constante, permitiéndose el descanso únicamente durante sus consultas.

Su vida es decadente y triste, pero una extraña muchacha se le acerca para solicitarle sus servicios. Ella es Noire, quien está muy preocupada por su hermana Lumière, quien tras un accidente que quemó su cuerpo, vive enclaustrada y sin ningún tipo de contacto humano, salvo por su padre.

Serge acepta, pese a las extrañas condiciones que debe seguir para llevar este caso, pero no será el único interesado en tratar a Lumière ni acercarse a los extraños experimentos que ha estado desarrollando su padre. En su camino aparecerán Sauvere y Lissette, otros terapeutas del sueño, que con sus habilidades complicarán aún más las cosas para Serge y Lumière.

Una de los aspectos que me llamó la atención es la estructura que tiene la novela y la forma en que se van desarrollando los acontecimientos. Hay mucho de misterio, mucho de encontrar pistas y desbloquear eventos… a veces sentía que podía ver la situación desde Serge como si todo fuese un videojuego donde sus decisiones lo llevasen a distintas rutas y él fuese consciente de este poder de decisión.

A su vez, las cosas que se nos presentan de buenas a primeras tienen todo un transfondo que tendremos que ir descubriendo poco a poco. Nada es como parece y todo se puede torcer. Incluso la percepción que uno puede tener sobre los personajes irá cambiando a medida que nos vayamos adentrando en la novela, y esto me pareció muy interesante. Hay más capas de profundidad de lo que parece y quiero remarcar esto, porque algunas cosas me chocaron un poco al principio y luego comprendí que era lógico que a uno le chocaran porque había algo ahí que más tarde se iba a resolver. (Sin embargo, este es un punto arriesgado, y hablaré sobre ello más adelante).

Los personajes se nos presentan como personas fuera de lo normal, cada uno tiene alguna cualidad que le hace resaltar de algún modo, y no exactamente en positivo. Para mí al menos fue difícil identificarme con alguno y creo que en general sería difícil que eso ocurriera con cualquier lector normal, pero sí pude simpatizar mucho con ellos a medida que los iba conociendo. Hay capítulos dedicados a profundizar en las historias de los personajes y podemos ver un espectro más amplio de sus personas, comprender las cosas que los han marcado y que los han llevado a ser como son. Son capítulos realmente importantes y que se van intercalando con el resto de la narracción y los eventos del presente, lo que me hizo varias veces pensar “¡No, un recuerdo no, quiero saber qué sigue ahora!”. Pero luego de leer un poco, uno se sumerge tanto en estas otras historias que llega a olvidarse de lo que estaba ocurriendo en la trama principal.

Esta fue una lectura que pude sentir mucho más adulta que la mayoría de las cosas que leí este año (bueno, yo soy más de leer obras infantiles y juveniles), más oscura también respecto a los personajes y sus complejas relaciones interpersonales. Me parece importante mencionarlo porque, si bien es un libro que puede leer y disfrutar un público adolescente, probablemente ese no será su nicho exacto, sino un público con un paladar más maduro.

Hay algunos elementos, sí, que podrían ser juzgados muy rápido y atentarían con la continuidad de posible lector. Para mí estos fueron (sin hacer muchos spoilers): los repentinos sentimientos de Lumière, que me resultaban absurdos; la petición que hace en cierto punto a los terapeutas, no me daban muchas ganas de ver ese desenlace; la personalidad de Lissette, muy caricaturesca al principio… Estos puntos y apreciaciones van cambiando a medida que uno lee, pues los temas adquieren otra profundidad y desarrollo, se vuelven más complejos.

La prosa de Valentina Carvajal está muy bien cuidada, se nota que la ha trabajado bastante, si bien tiende a repetir información que uno ya conoce, y hay una muy puntual ausencia de comas antes de los “pero” (realmente un detalle menor que un editor habría notado…). Valentina le da a la novela un tono muy racional, siempre vemos todo de un modo objetivo y los personajes buscan explicaciones o dan conclusiones de los eventos y sentimientos como un observador (por eso en mayor medida puedo decir que “simpatizaba” más que “empatizaba” con los personajes). Es una característica de su estilo que nos recuerda a las novelas de detectives o policiacas.

Lo que encuentro que pudo trabajarse mejor fue el prólogo. No tenía título, su función era introducir a Serge desde una anécdota con un paciente x, pero me resultaba confuso, pensaba que el paciente era más relevante o que veríamos algo de la terapia onírica en sí y eso no ocurrió. Pienso que incluso pudo ser un prólogo sobre otra cosa y habría estado mejor. Lo que sí me gustó fueron los puntos sobre la Terapia de Sueños. Era como leer las reglas de la Death Note, de inmediato genera intriga y uno quiere saber cómo se llevarán a cabo.

Y sobre el final… chan, chan~! En parte lo esperaba, en parte no. Se sale del tono general de la novela, pero me parece un cierre decente, con un toque emotivo sobre todo en la última parte de la carta. Bien ahí 😉

Valoración:

4.5 / 5.0

¿Recomiendo este libro?

Es interesante y está bien desarrollado, lo recomiendo para un público que guste de historias misteriosas, personajes muy grises y relaciones torcidas. Y sobre todo, a quien esté buscando nuevas voces literarias y sepa tener paciencia para descubrir lo que hay bajo la alfombra de las primeras impresiones.

Librerías donde encontrarlo:

  • Viña del Mar y Valparaíso: Mar de Libros – Crisis – Ciclón del Libro – Altazor
  • Santiago: QuéLeo – Metales Pesados – Takk – Ulises
  • Distribución Nacional: Antártica – Feria Chilena del Libro

Eso es todo por hoy, nos vemos en una próxima actualización.

Sameq