Datos de la obra

Título: Cuentos de Elena Aldunate. La dama de la ciencia ficción
Autoras: Macarena Cortés y Javiera Jaque H. (editoras)
Año de publicación: 2011, Editorial Cuarto Propio
Género: Ciencia Ficción, Sobrenatural

Sinopsis:

¡Viajeros del tiempo embarcarse por Puerta Sur!

¿Sabía usted, lector del siglo XXI, que sí existe literatura de ciencia ficción en Chile? ¿Y aún más, que esta existe desde el siglo XIX? ¿Y sabía, también, que la ciencia ficción (CF) tiene al menos un centenar de títulos y autores valiosos en nuestras costas? Aventuro que la inmensa mayoría de nosotros ni siquiera han hojeado estas sorprendentes novelas y relatos. Por ello, rescatar del olvido y la difamación a la autora de estos relatos, Elena Aldunate, es una deuda contraída con el lado oscuro de nuestra identidad. Pues, significa traer al presente este puñado de autores visionarios, hombres y mujeres que aportaron con sus informes desde universos paralelos: allí donde un mañana, posible de enmendar, aguarda por nosotros. Hoy sabemos que la literatura fantástica −y al interior de esta, la literatura de anticipación− es matriz de gran parte de la mejor literatura escrita en Chile; pero los críticos, de toda época, con su resignación ideológica tan cuerda, nos han hecho creer lo contrario. Y por ello, el realismo costumbrista, luego, el criollismo y, actualmente, un periodismo desechable socavan la fantasía creadora, difundiendo vulgaridad y superficialidad entre los escasos lectores.

Elena Aldunate (1935-2005) es la escritora filofeminista del género en nuestro país: Juana… y la cibernética (1963) y El señor de las mariposas (1967) reúnen historias sensuales y críticas de la modernidad. Pero sus relatos CF más bellos aparecen en Angélica y el delfín (1976). También, debemos nombrar su novela hippie-futurista que ejemplifica su filosofía pacifista: Del cosmos las quieren vírgenes (1977).

Marcelo Novoa

Opinión:

Tenía mucha curiosidad por leer a Elena Aldunate, aún cuando sabía tan poco sobre sus temas e intereses literarios, salvo su gusto por la ciencia ficción.

Supe de ella hace muchos años, cuando en un libro del colegio encontré un extracto de “Ur y Alejandra”. No recuerdo mucho qué decía exactamente, creo que la niña expresaba sus pensamientos e inquietudes mientras descansaba entre unas rocas de un lago o río, y Ur, todo misterioso y vaporoso, tomaba las formas de las cosas y pececillos que le llamaban la atención. Lo que me atrajo de esto fue la narración, porque se sentía muy local, y también el extraterrestre. Cuando era más chica, los extraterrestres de la ficción me daban curiosidad y me parecían personajes entretenidos. Así que siempre recordé el nombre de “Ur y Alejandra”, aunque nunca más lo volví a ver en la vida, en ninguna parte.

Más tarde supe que la autora se llamaba Elena Aldunate y que era una importante figura de la ciencia ficción nacional, pero que sus obras eran de por lo menos tres o cuatro décadas atrás. Y esto me impresionó, porque recordaba lo cercano de la prosa.

Este libro en cuestión me lo prestó Soledad, la cabecilla de LVS, y me lancé de lleno a leerlo.

Voy a darles una impresión general, porque son varios cuentos y de distintas temáticas, pasando principalmente por ciencia ficción, relatos sobrenaturales y experimentos literarios. Es un conjunto muy interesante y de vez en cuando necesitaba hacer una pausa y pensar en lo que había leído, en cómo Elena Aldunate había escrito ciertas cosas (algunos cuentos parecieran ser una narración in situ de algo que está experimentando en el momento), y en por qué no llegué a conocerla antes.

Algo que me llamó la atención es que una parte importante de los relatos (diría que cerca del 75%) contienen una narración erótica, no siempre sexual, y esta no es entre dos seres humanos, sino que involucra entes de otros mundos, delfines, máquinas, halos de luz místicos… en fin. Cuando implica solo seres humanos, siempre es problemático, hay carencias profundas o la imposibilidad de conectarse debido a prejucios de clase, etc. Hay un mensaje muy profundo, fuera de esta excentricidad, que reflexiona constantemente sobre la capacidad (o incapacidad) de tener una conexión profunda con un otro. Se ve en el resto de sus relatos también y refleja la gran sensibilidad de Elena Aldunate.

Pero algo más que eso.

En la época en que Elena Aldunate escribía, la sociedad era bastante más estrecha de mente que la nuestra, y aún hoy en día existe cierta incomodidad sobre las visión femenina de la vida sexual. Elena Aldunate tuvo una gran referente, María Luisa Bombal, quien se atrevió a escribir desde una mirada femenina sobre la sexualidad, sobre el cuerpo de las mujeres. Aldunate tomó este legado y lo hizo traspasar horizontes inimaginables hasta entonces, dejando en cada palabra esa búsqueda por algo profundo y auténtico, por una comunicación más allá de las limitantes materiales.

Fue valiente y rompió tabúes de todo tipo, incluso religiosos y familiares, y por ello tuvo que sobrellevar el repudio social de su clase. Pero yo les vengo a hablar del libro en cuestión.

La prosa de Elena Aldunate es rica y poética, llena de vida y matices sin ser una sobrecarga. Es fácil conectarse con sus letras y no sentir la distancia generacional, te hace pensar que fue una mujer que vivió en un tiempo incorrecto y desfasado. Sus relatos sobrenaturales resultan tan inquietantes y extraños, hay habilidades psíquicas, lapsus temporales con alucinaciones, personas de otra dimensión, personalidades múltiple… Y están tan bien logrados y generan tanta curiosidad por saber y entender más del mundo de cosas que Aldunate imaginaba. Algunos de sus relatos de ciencia ficción, a su vez, contienen tanta ternura que conmueven. Los humanos lanzaron una perrita al espacio, pero es un extraterrestre quien al encontrarla descubre que aún puede sentir compasión y cariño por otro ser, un ser inocente y lleno de amor. Aunque mi favorito es un relato llamado El Ingenio, donde una especie marciana, al parecer vegetal (como un liquen), recibe la llegada de una sonda terrícola que ha esperado como el cumplimiento de una profecía, y trata de establecer comunicación con el frío artefacto.

Con cuentos tan geniales y conmovedores, me queda la pregunta de por qué no escribió más novelas. Pero a la vez siento que su mensaje queda mucho mejor contenido en un relato, donde los elementos de la trama, si bien necesarios, no opacan el sentido y el impacto de lo que quería dejarnos.

Valoración:

5.0 / 5.0

¿Recomiendo este libro?

Sí, al menos a mí me gustó bastante, y me parece importante que más personas se acerquen a esta autora y que sus letras no queden en el olvido. Es un libro con una gran calidad literaria y una buena dosis de genialidad, pero que se lee pausadamente porque invita a refexionar. Además, contiene algunos ensayos que nos ayudan a contextualizar la obra y la vida de la autora, junto a un anexo de fotografías de sus publicaciones y sus distintas fases en la vida.

Aunque salió hace algunos años, aún lo pueden encontrar en librerías y el precio es bastante decente. Hoy en día la tendencia son las novelas, pero esta antología de cuentos merece más que una consideración.

Eso por hoy, ya estaba bastante atrasada con esta reseña. Nos vemos en una próxima actualización.

Sameq