Bien, ¡tenemos nueva reseña! Y continuando con los libros de Fantasía, este resulta ser un muy recomendable libro juvenil. Lo obtuve el mismo día de su lanzamiento oficial en FILSA 2017. Debo decir, que la portada me enamoró, y creo que deja una vara muy alta solo por eso. Te lleva a pensar que no es un libro producido en Chile, sino un libro gringo o quizás europeo. Y me hace reflexionar sobre el peso de lo que una buena portada, tanto por su calidad artística, como por su diseño equilibrado, pueden lograr.

Les dejaré (como nunca) la sinopsis que viene en la parte de atrás.

Lo que parecía ser solo otro trabajo más para la joven Rylee, resultará ser la mayor de las aventuras. Recuperar una mítica reliquia de manos de los rebeldes, no solo significará saldar finalmente su deuda con Stinge y obtener su tan anhelada libertad, sino también sobrevivir a la terrible maldición que la consume día a día. Para lograrlo, Rylee y su compañera Ánuk deberán ocultar sus secretos más preciados y enfrentarse no solo a sus adversarios, sino también a sus nuevos amigos. ¿Serán capaces de traicionarlos y destruir todo por lo que el Ejército ha luchado o podrán dejar todo egoísmo de lado y sacrificar sus vidas para derrotar al Yuiddhas? Solo el tiempo lo dirá… pero a Rylee no le queda demasiado.

Debo decir que este libro me trajo varias sorpresas gratas y otras tantas cosas que reflexionar. Porque ganar un Fondart con un manuscrito de Fantasía, no es algo muy común. Sin embargo, también existe el prejuicio, y esto debo decirlo porque es un prejuicio real, de que al haber postulado a un Fondart Regional, el nivel de exigencia es menor y las posibilidades de ganar son mucho mayores. Pues bien, este libro viene a demostrar que los prejuicios, no son el mejor espejo de la realidad, y lo demuestra con creces.

Lo que tenemos aquí, señoras y señores, es un libro muy bien escrito, un libro que parte bien, genera la intriga suficiente para continuar leyendo y se desarrolla de forma estable, aportando distintos elementos de tensión. El final resulta un poco… no abrupto, pero no se siente realmente como un desenlace, sino como, y aquí debería venir el capítulo siguiente, no? Como que aún estamos en la fase de clímax y el libro nos deja un continuará. En todo caso, es un continuará que te dan ganas de obtener.

Fuera de eso, tanto la estructura de la obra, como la estructura interna de cada capítulo está bien lograda, y eso, para una escritora primeriza como Nina Rose, nos demuestra que también es una gran lectora.

Ahora bien, sumerjámonos un poquito más en lo que es la historia misma y sus personajes. Para empezar nos encontramos en un mundo fantástico, organizado a través de reinos (a nosotros se nos mencionan al menos tres, puede que existan territorios distantes con más reinos, no lo sabemos), vemos al inicio del libro un mapa, donde la construcción geográfica nos muestra un ambiente de clima frío en la región norte, clima medio en el centro, y desierto en el sur (esto mismo ya lo había explicado la autora en el lanzamiento, para ella esta historia ocurría en un “Chile al revés”). Sin embargo, salvo algunos detalles que irán apareciendo más adelante, no se nos habla tanto del mundo en sí, sino del conflicto que vive específicamente el reino de Rhive, el cual ha caído en manos del Yuiddhas, el traidor, en su alianza con los Espíritus Grises y los Nigromantes.

Nuestra protagonista es una chica adolescente, proveniente de una familia humilde, que se ve obligada a trabajar de ladrona y de lo que le venga en mano para pagar una cuantiosa deuda al mafioso más poderoso de Villethund, tras quedar huérfana a los 11 años. Sin embargo, a pesar de las adversidades, Rylee es una chica que ha recibido cariños y cuidado de diferentes personas, desde la familia de los Pezzi, hasta Ruby, y por su puesto, su loba Ánuk. Es por eso que, si bien encontramos un personaje independiente, que busca sobrevivir a la adversidad, que quizás se arriesga más de lo necesario, no ha perdido sus emociones ni su lado femenino, aún en sus reflexiones más internas. Es un personaje que se nos muestra en capas, que es lo suficientemente inteligente para cambiar su forma de ser según el contexto al que se vea enfrentada, pero que también es ambiciosa e impulsiva, y a la que aún afectan los trágicos eventos de su infancia.

Por otro lado tenemos a Ánuk, que no es realmente una loba, sino una criatura mágica llamada wolfire, capaz de envolver su cuerpo en llamas cuando nos muestra su forma original. Sin embargo, es una criatura que debe esconder su verdadera identidad bajo el peligro de que puedan darle caza, o aún peor, matarla. Fue encontrada por Rylee cuando apenas era una cachorra y desde entonces se han mantenido juntas como verdaderas hermanas. El vínculo que ambas tienen es uno de los elementos más interesantes y emotivos de la historia.

A partir de aquí, el despliegue de personajes es abundante, cada cual expresado de forma muy clara y definida, tenemos a la gente de Villethund, Sahra la bibliotecaria, los ejércitos del Yuiddhas, los rebeldes (en donde ya empezamos a encontrar diferentes razas, como elfos, centauros, unicornios, y por qué no, caballos también), Gwain el mago, y su golem Yitinji, las gentes de Gramagris, e incluso el propio Yuiddhas. Pero también encontramos referencias a Las Diosas (sí, hay un sistema de deidades femeninas), y al mítico Guerrero prometido por Las Diosas que vendría a salvar el mundo. Lo que me cuesta imaginar de este mundo es la época en la cual transcurre ¿Es una mundo más moderno, como lo que veríamos en la fantasía urbana? Durante la primera parte, en que nos encontrábamos en Villethund me parecía que era así. Pero cuando vemos caballeros con armaduras y la idea constante de que hay que derrocar al reinado del Yuiddhas, uno empieza a cuestionarse si no debería imaginarse las cosas de forma más medieval. Pero el estilo de los personajes, su forma de ser y actuar,  no lo dejan tan claro.

Otro elemento interesante del que se nos habla es el Maggena, que es la magia que se realiza en este mundo. Posee un lenguaje y cifrado propio, y muy poca gente ajena a los magos podría entenderlo. Me agrada cuando en las historias encontramos este tipo de elementos que provienen del autor y le van dando su sello personal a las historias creadas. Retomaré este punto más adelante.

Creo que uno de los puntos valiosos de la obra, y por lo cual desde un comienzo dije que era recomendable para un público juvenil, tiene que ver con el desarrollo de las emociones de los personajes. Está el sentido de la lealtad y el descubrimiento de la verdadera amistad en constante contraposición con el desafío que le es encomendado a Rylee. Ocurren diversas reflexiones al respecto, tanto por cómo la muchacha ha visto cambiar sus intereses e incluso por como su confianza en las personas se ha expandido, y la extrañeza de notar que otros confían en ella más allá de su pasado. Pero aparecen también sentimientos románticos, y la última conversación entre dos personajes (qué difícil no dar spoilers) es un elemento que, al menos desde mi punto de vista, resulta muy vital en historias juveniles. Porque la tónica actual da para que un estado de confusión sea idealizado, que el personaje no logre definir si le gusta juanita o pepita es lo deseable y se le entrega ese mensaje a los adolescentes sin mostrarles caminos por los cuales analizar sus sentimientos y encontrar las respuestas que son tan necesarias para resolver este tipo de conflictos (porque sí, es un conflicto). Y en este libro, en esta historia, vemos que hay un intento por marcar esa diferencia y dejar en ese aspecto un aporte al espectro de lectores al cual busca llegar.

Saliendo un poco de todo este tema, debo hablar de un detalle que no pasa para nada desapercibido y sobre el cual me quedan muchas dudas. Primero, contextualizar, este libro fue publicado por la Editorial “Ediciones Universitarias de Valparaíso” de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Se entiende entonces, que el fuerte de esta editorial no son precisamente los libros literarios. Pues bien, hay un esfuerzo por parte de la autora de dotar de elementos fantásticos su libro, como el elegir (o en este caso encargar) una portada a fin, mantener una especie de emblema para el inicio del libro y los apartados explicativos y la incorporación de un mapa. Por parte de la editorial, hay elementos decorativos en la presentación de cada capítulo, y en la separación de las partes de cada capítulo. Pero hay un error muy grande en cuanto al formato de guión utilizado para los diálogos. Un tema es ya el que tenemos con la elección del guión correcto (el de mayor longitud), su ubicación dentro del resto de la puntuación del diálogo (cosa para la cual La Ventana del Sur está armando un post específico del tema, para que entiendan un poco la gravedad del asunto). Pero lo que aquí vemos es un distanciamiento absoluto de la norma. Y es preocupante porque es un error netamente de la Editorial, del cual seguramente (al tener un enfoque netamente puesto en libros Universitarios) no son conscientes. Sería aconsejable que para las próximas ediciones, e incluso para la continuación de la trilogía, pudieran corregir el formato que están utilizando, a fin de no desprestigiar una obra que bien podría ser exportable a otros países.

Hay otra cosa que me da vueltas la cabeza y me deja con una gran duda interior. Y es a nivel de las correcciones ortográficas y gramaticales de las obras. Seré sincera, todas las obras que he leído en este último tiempo, TODAS, las de autoras chilenas (bueno, se salva Maleficio porque está escrita de forma especial, y de hecho, muy a conciencia), tienen errores. Algunos son muy sutiles, otros resaltan demasiado. En la mayoría de los casos he visto problemas de repetición de artículos o preposiciones, o inconcordancias de género y número, o de tiempos verbales. En esta obra el problema es muy sutil pero recurrente, hay omisión de preposiciones (de las más simples: de, a, por). Uno entiende que cuando un escritor escribe mucho o rápido, se le pueden pasar por alto, porque a veces la mente es más rápida. Sin embargo, ¿no hay una revisión especializada de la obra antes de publicarla? Yo, como lectora que abro el libro y hago mi primera lectura del mismo, y los noto, me pregunto ¿Por qué un editor no? ¿Será que este tipo de revisión es un elemento que no está incluido dentro de su servicio editorial? ¿Es parte de la responsabilidad del escritor, al presentar su manuscrito darle todas las revisiones necesarias para no dejar este tipo de errores en su obra? En fin, ya sé que muchas editoriales independientes no se pueden comparar con Penguin Random House, sin embargo ¿se le explica al escritor las limitaciones de su trabajo, a fin de qué el mismo pueda (y deba) llenar los vacíos que podrían quedar no cubiertos con el trabajo de su editorial?

Son el tipo de dudas existenciales que me hacen despertar a medianoche gritando mientras me revuelco en mi cama.

Retomando el eje de esta reseña, La Primera Pieza, es un historia de fantasía, dentro de la Literatura Juvenil que recomendaría bastante, sobretodo para personas que gusten de los juegos de rol (tanto del estilo de D&D, como los virtuales). Será una aventura con escenas de acción, elementos mágicos, donde la inmersión será constante, y todas las acotaciones y explicaciones, leyendas y un bestiario, los encontraremos en un apartado al final. Incluso tendremos una versión acotada del Plan de Estudios del Maggena (aún estoy escogiendo mi Especialidad), lo que nos lleva a pensar que más adelante esta magia será un elemento cada vez más importante en la historia.

Me quedan muchas ganas de leer la continuación de esta obra y espero que ustedes se puedan interesar en ella también. Les dejo una fotografía de la primera página 😉

IMG_20171128_144719