Datos de la obra:

Título: Cazador de Colibríes
Autora: Camila Duran Barros
Ilustraciones:

Páginas: 74 págs.
Año de publicación: 2016, Editorial Puerto de Escape
Género: Fantasía, Autoayuda.

 

Sinopsis:

Todos alguna vez hemos perdido el rumbo de nuestras vidas. Justamente ahí comienza esta novela breve, con un pie en la fantasía y otro en la autoayuda. Conoceremos a un adulto que despierta solo y confundido en una playa desierta. Deberá aventurarse en medio de este mundo irreal, rodeado de animales parlantes, otros humanos a la deriva y lugares de ensueño. Allí participará en un juego mortal, corriendo el riesgo de perderlo todo, incluso su alma, pero que le hará crecer en espíritu y conocimiento, gracias a un inesperado nuevo amigo, un adorable colibrí. Y cuando todo parecía marchar de maravillas, la magia hace de las suyas y el protagonista es atrapado en las garras del amor. Casi enloquecido, hará todo lo necesario para ganar esta apuesta definitiva, intentando convertirse así, en lo que muchos han anhelado por siempre, ser un
auténtico “Cazador de colibríes“, sin miedo a la muerte.

Opinión :

La historia comienza con el despertar de un joven en una playa hermosa, este se encuentra confundido y sin saber en donde se encuentra y cuál es el motivo de su estadía en aquel lugar. Su misión es esa, descubrir qué hace ahí y avanzar a través de este mundo onírico que la autora nos presenta, lleno de oscuridad a ratos pero con hermosos destellos de la mas absoluta belleza por instantes.  A medida que va avanzando el relato nos encontramos con un enfrentamiento entre los pensamientos de este personaje principal (que carece de nombre y que sinceramente a lo largo de la historia se hace innecesario), la relación consigo mismo y los hermosos animales que se presentan en su camino y que no sólo son simples animales sino que cada uno de ellos son significativos en la vida de nuestro protagonista durante todo el relato.

La búsqueda de un sentido de la vida quizás, la búsqueda del amor, de la amistad y de cómo muchas veces salimos heridos de situaciones terribles, son hechos que predominan en este relato, pero a la vez vienen acompañados de esperanza y los deseos acérrimos de superar los obstáculos que nos pone la vida aunque esto pueda costarnos caro.

La historia se desarrolla de manera frenética a ratos con breves momentos de tranquilidad para luego caer en un abismo de locura y emociones. Sin duda la autora logra que el lector se involucre en lo que sucede en la historia, se pueden sentir los olores, admirar los escenarios, ver el mar siendo limpiado por un ser sobrenaturalmente hermoso y ver las estrellas reflejadas en él.

Hay muchas instancias que hacen de esta historia algo que se debe leer más de dos veces, porque a pesar de ser un relato corto, está lleno de significados especiales y singulares para cada uno de los lectores. Creo sinceramente que es un libro que puede leerlo desde un joven hasta un adulto y pienso que cada uno encontrará un significado diferente a los personajes presentados y la injerencia que tiene cada uno en nuestro protagonista y en nosotros mismos.

Camila Durán ha logrado poder insertar los personajes secundarios en el relato de la forma más pulcra posible, sin tanta redundancia y con los detalles precisos para hacerlos hermosos, coherentes y cada uno con un significado que es muy personal para el lector. En especial me quiero centrar en bip un hermoso colibrí que es parte importante de nuestro personaje principal el cuál cumple una labor trascendental en la historia (que no revelaré) y que está descrito de una manera tan hermosa que puedes sentir los latidos de su corazón o su suave aleteo cerca tuyo.

Admito que personalmente esta novela corta me recordó a esa película “más allá de los sueños”   que está basada en la novela de Richard Matheson con el mismo nombre. Pero no por la historia en sí, sino por los miles de escenarios que la autora nos hace imaginar, tan hermosos y tan tristes a veces.

Calificación

4,0 /5,0

Lo recomiendo si estás buscando un relato cargado de emociones y esa introspección que todos necesitamos hacer en algún momento de nuestras vidas. No esperes encontrar batallas épicas ni explosiones hollywoodenses, este libro es una manifestación de lo más profundo de nuestros pensamientos y sentimientos.

A sus cortos 21 años Camila Durán  me sorprendió con la  madurez que tiene sobre los temas que toca en su libro, profundos, certeros y a la vez con ese toque de niñez que todos tenemos en nuestros corazones.

Me gustó como toca majestuosamente la definición de amor. Amor en todas sus expresiones, desde el amor feliz y desenfrenado que te lleva a la locura, hasta aquel que sólo busca poseerte sin importar el daño que se puede causar.

Debo ser especialmente a la que más le ha tocado reseñar hasta el momento libros que han calado hondo en lo profundo de mi ser y ha resultado ser una experiencia bastante especial a nivel personal. No niego que terminé nuevamente con un nudo en la garganta (como me pasó con “La niña que salió en busca del mar”) y sin duda con ganas de volver a leerlo para encontrarme quizás con nuevos significados.

Elenor