Y llegamos a la última sesión de este ciclo único y ojalá repetible y perdurable. Queremos agradecer, a nombre de La Ventana del Sur y a nombre también de las lectoras que habitan en nosotras por esta instancia tan enriquecedora y que nos llenó de inspiración. Iniciativas como estas, que dan visibilidad a escritores chilenos, pero además los acercan al público, son valiosas sobretodo en los tiempos actuales donde los tradicionales medios de difusión poca importancia dan al trabajo nacional, más aún si es en las vetas artísticas. Fueros jornadas sabiamente organizadas, acotadas a un tiempo razonable, y a un horario cómodo. Lamentamos únicamente la baja asistencia de público, tanto lector como de editoriales, cosa que nos anima a enfatizar aún más nuestra labor como difusoras de cultura.

Pero volvamos al punto de esta reseña. En esta ocasión, los escritores invitados fueron Mario Bustos Ponce (Puerto de Escape), Belén Cereceda (Tríada), y Yamila Huerta (Sudamérica Ficción). Cada uno de ellos, como embajador de un género y estilo diferente.

Durante la primera lectura, Mario Bustos nos llevó al mundo de la ciencia ficción, con unos fragmentos de su obra “Los Vástagos de la Mente”, historia que escribió mientras cursaba 3ro y 4to medio en un liceo científico humanista. La presión de obtener buenos resultados en las prueba de admisión a la universidad, sumado al ambiente de rebelión y crítica que daría pie a los posteriores movilizaciones estudiantiles, fueron elementos claves en la inspiración y creación de esta obra. Es así como llegamos a un futuro distópico, en que la humanidad ha separado a los sabios, científicos e investigadores, del resto de la humanidad y del resto de las distracciones que podrían afectar sus avances. Con el paso de los años, este enclaustramiento ha dado lugar a la sociedad de los “Kut”, clones de sabios del pasado quienes viven exclusivamente en función del conocimiento (tanto como para adquirirlo, como para desarrollarlo). Cada uno posee una misión, un área de investigación. Nuestro protagonista es un joven, llamado Li, quien ha comenzado a sentir frustración al no encontrar la solución a ecuaciones de física avanzada. Esta emoción, tan ajena al mundo en el cual vive, incomprendida e innecesaria, lo llevará poco a poco a recuperar su humanidad, criticar el mundo que lo rodea y buscar satisfacer su necesidad intrínseca de libertad. Nos impresionó gratamente la compleja y coherente creación de mundo de esta historia, esperamos poder encontrarla en alguna librería para darle una revisión más completa.

A continuación se presentó Belén Cereceda, quien nos leyó el prólogo de su novela “Condenados”. Este se ambienta en el año 1800, donde un par de hombres desconocidos, se encuentran en un hostal a mitad de una noche tormentosa y en medio de una hostil conversación, se nos revela que hay una muchacha de la que deben hacerse cargo y esconder. El texto solo nos deja abiertas las posibilidades y más tarde, Belén, nos contó que la novela usa un personaje de origen bíblico: Lilith, y lo desarrolla como un demonio capaz de realizar ciertas alianzas con los humanos, donde además, serán sus hijas quienes desencadenarán gran parte de los conflictos de la novela. Fuera del prólogo, la acción se sitúa en 2004 y trabaja el género de la fantasía urbana. Uno de sus intereses para crear esta historia fue las series de anime donde también se aborda el tema de las criaturas sobrenaturales, pero que con el toque de la fantasía urbana estas pueden tomar una apariencia inofensiva y pasar desapercibidos del ojo humano, lo que permite una serie de situaciones a explorar. Belén Cereceda se considera principalmente una escritora de literatura juvenil y ya está por sacar la segunda entrega de “Condenados”, así que estaremos muy atentas para seguir esta saga.

Por último, Yamila Huerta nos leyó dos fragmentos de su novela “El mendigo de Karmaf”, la cual se ambienta en un Chile medieval alterntivo, donde el dialecto de los personajes es esencial para reflejar quiénes son parte de este mundo, y quiénes han llegado a él por otras circunstancias. La primera lectura nos sitúe en medio de las preparaciones de una contienda de caballeros y su protagonista, Camila, admira, con curiosidad y encanto, todos aquellos elementos que siempre le llamaron la atención del medioevo y la caballería. El segundo fragmento forma parte de las historias de su personaje, el Trovador, y está trabajada como una fábula cantada, Yamila explicó que se trataba de un romance, lo cual fue muy interesante. Sin duda hay un trabajo lingüístico y estilístico en esta novela, para darle el carácter temporal en que se encuentra. “El mendigo de Karmaf” además, forma parte de varias obras que Yamila está trabajando y que tienen un carácter multimedial, es decir, no solo habrá novelas, también hay un comic y algunas animaciones, así que sin duda se tratará de una saga que irá creciendo en más de un formato a la vez. Un experimento curioso que esperamos tenga una buena acogida entre los distintos seguidores que puede captar.

Dentro de las discusiones que se dieron al finalizar las lecturas, encontramos muy importante el poco interés que ha tenido la academia literaria hasta ahora, de informarse y tomar el peso de las obras de Fantasía y Ciencia Ficción, no solo chilenas, sino también de las que han impactado el mundo. Por esto, resulta más que necesario el próximo encuentro que se realizará el 13, 14 y 15 de noviembre, donde se discutirán autores y temas dentro de estos géneros, desde una mirada teórica y de estudio académico, y que además se lleve a cabo en las Universidades de mayor prestigio en nuestro país, nos habla de la apertura que se está dando para reconocer la importancia que ha tenido tanto la Fantasía como la Ciencia Ficción, en el avance del pensamiento humano y de las distintas críticas que pueden aportar a nuestra realidad.