Datos de la obra:

Título: El canto de Nereide
Autora: D. Raiman
Ilustraciones: D. Raiman
Año de publicación: 2017, Biblioteca de Chilenia
Género: Fantasía, Romance

Sinopsis:

Una novela de romance homoerótico.

La estimulante rutina universitaria de Nereide, Kuno y sus amigos se ve sobresaltada cuando en sus habitaciones y sus corazones, se alberga un secreto que involucrará ninfas, intimidad y fe. Una novela que combina con asombrosa originalidad la mitología griega con el cristianismo, todo bajo el manto de la agitada vida urbana.

Opinión:

Este primer libro de la saga El canto de Nereide, está principalmente protagonizada por Damian, un muchacho universitario que lleva a sus espaldas bastantes problemas y sufrimiento. Y parte de este, además, es sobrenatural, ya que se relaciona con su habilidad de manipular sueños y lo que le ocurre en ellos.

Esta habilidad no es para nada común, pero eso no implica que no haya otras entidades interviniendo sus sueños, entidades que buscan algo en Damian y que reaparecerán de vez en cuando para conseguir su oscuro objetivo.

Por su parte, Damian intenta no solo hacer frente a sus sueños, sino que llevar una vida universitaria normal. Vive solo en la casa de verano de sus padres, y su mejor amigo, Kuno (de ascendencia oriental, de ahí el nombre) suele pasar por él para ir a clases y hacerle compañía. Tiene un profesor que detesta, Carlos, el que esconde más de un secreto y sus sentimientos resultan difíciles de comprender en un principio, lo que aumenta la irritabilidad de Damian.

La dimensión onírica siempre ha sido el refugio de Damian frente al mundo y el sufrimiento que le provoca el pasado, pero alguien ha estado interviniendo en este y su habilidad se altera. Damian puede volverse muy inestable en estas situaciones y desatar un caos mayor del que imagina. Pero es en medio de estas intervenciones que, en un trace, encuentra a una chica misteriosa a la orilla de un lago, la que le resulta extrañamente familiar. Entonces, la lleva a su casa y cuida de ella hasta que pueda despertar.

Si bien la muchacha debiera ser una completa desconocida, alguien ante quien mantenerse alerta y desconfiar, nada de esto molesta a Damian, algo hay en ella que calma sus sueños y tranquiliza su espíritu. Pero no solo a él. Cada una de las personas que posteriormente irá conociendo a esta muchacha, sentirá que simplemente no puede no agradarles y algo en su fragilidad, les hará querer cuidarla. Y es un sentimiento recíproco y puro, un detalle que me pareció ciertamente curioso y adorable.

Por supuesto, ella no es una muchacha común, (de hecho, no es exactamente humana), pero no será hasta que Damian la conozca un poco más, que comprenda por qué ha llegado hasta él y qué es lo que busca en este mundo.

De la prosa de D. Raiman, fluida, evocadora (aunque con algunas escenas redundantes por ahí); es fácil ir descubriendo a los personajes y poco a poco llegar a empatizar con ellos. La historia transcurre casi sin sobresaltos, donde los sucesos cotidianos nos van permitiendo entrar en las vidas de los personajes, en sus recuerdos, traumas y dolores. Y hay mucho sufrimiento en cada uno de ellos, y han debido lidiar lo mejor posible con la vida que hay delante. Es aquí donde las tensiones, conflictos y malentendidos ocurren, donde la amabilidad también puede dañar y la desesperación puede llevar a malas descisiones.

Pero no todo es triste. También hay amistad y hay amor, y D. Raiman sabe emocionarnos con las reconciliaciones y los pequeños detalles que derriten la soledad de los personajes. Que crean una esperanza y paz. Esta historia tiene muchas formas de hablarnos sobre el amor, y no desde la cursilería estereotipada ni desde una representación idealista. Este es un tema profundo y serio, y los personajes son tan humanos al experimentarlo y reaccionar ante él, como cualquiera de nosotros (pero a veces mejores, gracias a cierta personita mágica).

Algo que sí me faltó dentro de la trama, fue tener un poco más de tensión en relación al conflicto sobrenatural. Las amenazas que aparecían, tuvieron una participación esporádica y muchas veces me quedé pensando si los personajes realmente tenían la intención de hacer algo al respecto o iban a esperar hasta su siguiente vida, mientras disfrutaban del paisaje. Pero a la vez pienso, que todos ellos son personas muy “normales” (… sí, claro) y lo que buscan es algo sumamente incierto, y claramente pesa más no echarse los ramos de la universidad. Y por su parte, la implicada, recién está aprendiendo cómo funciona este mundo y de qué forma es correcto comportarse. (Me recuerda un poco la serie Chobits de las CLAMP). El punto es que incluso uno se pregunta si no es mejor que no encuentren nada, ya que todos parecen estar tan a gusto donde están, sería una pena que alguien desapareciera…

Y eso es lo que siento que falta, notar un poco más las consecuencias nefastas de no hallar lo que se busca y resolver el conflicto. Las consecuencias nefastas de que alguien más se apropie de ello. El peligro dimensional… estructural, ecológico, o lo que sea.

Supongo que este es un tema que se irá desarrollando con el avance de las novelas.

Una vez más, se agradecería que las siguientes impresiones corrijan ciertos detalles de la edición que pasaron por alto, y… Algo más que quería comentar a los futuros lectores: si bien la sinopsis incluye la palabra “homoerótico”, aún no levanten sus antenas. Es cierto que hay personajes bisexuales y también un conflicto en la orientación o interés puntual de un personaje, pero la novela no está cargada de homoerotismo, hay mucho más que eso. Aunque sin duda, la diversidad sexual seguirá siendo un componente dentro de las tramas y el conjunto de personajes. Me agrada, además, la forma en que D. Raiman lo aborda, ya que trata de que sea un tema muy humano y no un simple fanservice morboso. (Además, me da mucha curiosidad ese aspecto en los entes divinos, ¿existirá?).

Valoración:

4.0 / 5.0

¿Recomiendo este libro?

Por supuesto, es ideal sobre todo para el público adolescente (y el no tan adolescente, pero que le guste leer historias con el frescor de la juventud). Considero que es una historia muy bonita que encierra mensajes importantes y les hará conmoverse con sus personajes. Además, es una historia que abre puentes en temas como la diversidad sexual y nos permite una mirada empática, (sobre todo a esa edad donde las seres humanos intentan definirse a ellos mismos y lo que sienten). El final da un giro tal, que aunque se resuelve lo que ocurre, genera aún más interés en lo que vendrá. Y que ese sea el cierre me pareció una elección muy inteligente.

Por suerte, parece que no habrá que esperar mucho tiempo para contar con la siguiente entrega.

Por ahora me despido, y nos vemos en una próxima actualización.

Sameq

***
D. Raiman habló sobre nuestra reseña en su blog, donde también aborda algunos procesos de la estructuración de esta saga y lo que nos espera en las siguientes entregas. Les dejamos el link a continuación:
https://ameliereimann.blogspot.cl/2017/11/el-canto-de-nereide-tiene-resena-d.html