Como me lo propuse, agregué este libro a mi desafío #LeoAutorasOct en donde el 80% de las elegidas son Chilenas y admito que me llevó un tiempo terminar este libro. Primero, por temas laborales y otro, porque a pesar de sus 111 páginas, cada palabra viene cargada de tantas emociones que tienes que volver a releer algunos párrafos y sentirlos como la brisa del mar.

Paula Rivera Donoso, nos presenta esta hermosa historia de fantasía llamada “La Niña que salió en busca del Mar” situada en una pequeña ciudad-puerto, en donde su protagonista Adriana es una niña que conoce, se comunica, vive y disfruta el mar como ningún niño normal, disfruta la belleza de lo simple y goza la vida junto él y el mar la entiende, la quiere y también sufre, pero esta perfecta amistad se ve forzada a ser separada por circunstancias de la vida (que no voy a spoilear).

La historia, si bien en un comienzo parece simple, va desarrollándose de una manera majestuosa. Por instantes sientes que te involucras tanto con la protagonista que sientes todos aquellos frágiles sentimientos que suele tener durante la historia, desde el tener que dejar ir lo que más amas, pasando por los fuertes sentimientos de amistad inquebrantable, hasta enfrentarte a la frialdad de la gente y su manera de ver las cosas.

Podría definir este libro como un viaje a las raíces de cada uno, en donde la ingenuidad prima y te permite disfrutar las cosas simples, desde una conchita de mar hasta el viento de los árboles. A la vez te recuerda los momentos en donde las diferentes circunstancias de la vida te dan duros golpes de los cuales tienes que salir adelante y sobreponerte a la adversidad creando en ti una nueva forma de pensar y enfrentar la vida. Me vi reflejada en varias situaciones que vivió Adriana e incluso en sus padres que son un pilar fundamental en la vida de ella.

También el tema de la amistad es tocado a fondo a lo largo de la historia, una amistad de trasciende todo y que evoluciona a medida que pasa el tiempo, que hiere, que enseña y que te ayuda a ponerte de pie cuando más triste estás.

Pero lo que la escritora también nos deja, es la enseñanza de nunca olvidar aquello de lo que fuimos parte o de cómo fuimos cuando estábamos en nuestro estado más puro. También nos lleva a pensar en las decisiones que debemos tomar y con las consecuencias que estas conllevan, sean buenas o malas, estas siempre serán positivas para nuestras vidas.

En resumen, más allá de ser un libro de Fantasía con historias épicas, es una historia de una fantasía simple, pero con un hermoso trasfondo y al cual se le pueden dar varias interpretaciones.

Sin duda un libro que no habla solamente de un viaje físico, sino de un viaje emocional y espiritual lleno de emociones y metáforas tan bien elaboradas que calan hondo en el espíritu del lector.

Asumo que me ha costado escribir esta reseña porque aún tengo a flor de piel los sentimientos que me ha despertado el desenlace, tan místico pero a la vez tan hermoso que sin duda será una lectura para repetir.

Para cerrar mi breve reseña, les cuento que este libro pueden encontrarlo en la Biblioteca de Santiago, tiene 111 páginas llenas de emociones, cantos y lágrimas de amistad. También pueden visitar su página y leer algunas de sus obras aquí.

Las ilustraciones son de John Leyton quien también hizo el Booktrailer de esta historia.

Elenor